top of page
  • Mark Keyes

El Espíritu Santo quiere dar plenitud y sentido a tu vida

"Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús." Filipenses 1:6 NVI

 

Cada uno de nosotros está formado por un cuerpo, un alma y un espíritu. Todos tenemos un cuerpo que vemos y podemos tocar, la parte física de nosotros. El alma está formada por nuestra mente, voluntad y emociones. Nuestro espíritu nos conecta con Dios; somos espirituales y podemos conectar con nuestro Padre. Cuando nacemos de nuevo, nuestro espiritu esta vivo de nuevo; el Espiritu Santo viene a nuestro espiritu y nos conecta con nuestro Padre. Estamos vivos en Cristo. Lo que necesita trabajo es el nivel del alma.


Debido a la caida cuando Adan peco, nuestras mentes, voluntad y emociones fueron dañadas y rotas. Nuestra mente, la cual entendia la naturaleza y caracter de Dios antes del pecado, ahora no entiende o conoce a Dios. No hay intimidad o amor hacia Dios debido al pecado. Pensamientos en contra de Dios pueden desarrollarse y tomar control de como vemos a Dios. La voluntad es el area de eleccion. Debido al pecado, ahora tenemos mas opciones, lo cual puede crear mas oportunidades para que el pecado aumente y establezca mas esclavitud. Nuestras emociones son las areas de sentimientos y actitudes. Luchamos significativamente con el miedo, la ansiedad, la depresión y la ira debido al pecado y sus efectos emocionales paralizantes. Las cosas que nos atraen y nos atraen comienzan en la mente, luego se mueven a las emociones de como nos sentimos acerca de lo que estamos haciendo, y luego elegiremos hacer lo que esta ante nosotros. Es por esto que el nivel del alma es a menudo el centro de control de nuestra vida.


El hombre no fue creado para que su alma fuera el centro de mando; el espíritu debía dirigirlo. Sin embargo, Adán decidió desobedecer a Dios, seguir su modo de vida y vivir de forma independiente. Esto se llama pecado, y desde el pecado, el hombre ha estado tratando de encontrar alguna forma de vida y paz y restauración en este mundo. Por eso necesitamos al Espiritu Santo, asi como Nehemias vino a los israelitas para ayudarles a reconstruir. Debemos restaurar las areas dañadas donde el pecado ha devastado nuestras mentes, voluntad y emociones. A menudo hablo del pecado en relación con la devastación de una inundación cuando un río se desborda de sus orillas. Cuando un río se desborda, el agua satura la tierra y destruye todo a su paso. Las casas son arrasadas, los árboles son arrancados de raíz, y el resultado de la inundación es como los escombros de la destrucción de la ciudad cuando el rey Nabucodonosor vino y destruyó la ciudad. El Espíritu Santo quiere entrar, limpiar y quitar los residuos. El quiere recoger los escombros que han estado tirados por años. El quiere reconstruir la mente, las decisiones equivocadas, y las emociones dañadas que nos han dejado con temor y vergüenza.


En nuestro libro de trabajo Encuentro EPIC que usamos para nuestros mensajes de identidad y libertad, hay una ecuación que discutimos:


Tú + Cristo = Plenitud y Significación.


El Espíritu Santo quiere traer plenitud y sentido a nuestras vidas. Si estás leyendo esto, deseas aprender más, entender mejor cómo reconstruir tu propia vida y conectarte con Jesús de una manera que te traiga más libertad. El espíritu nacido de nuevo en ti desea más de Dios que no se avergüenza del evangelio. Sabes que eres salvo y que perteneces al reino de Dios. No tienes que preguntarte si tu vida alguna vez mostrará las señales de libertad, de plenitud. Tienes todo lo que necesitas para restaurar lo que ha sido devastado por el pecado, la inundación que dejó escombros a través de tu mente, voluntad y emociones. Mientras lees, estás aprendiendo cómo Dios puede regenerarte y reconstruirte de nuevo. El Espíritu Santo está listo para recuperar lo que ha sido robado y roto en ti. Tal vez usted no tuvo los recursos disponibles; tal vez usted no tuvo la enseñanza o el estímulo de otros. Ahora lo tienes; tienes lo que necesitas para reconstruir. Así como vino Nehemías, también vino el Espíritu Santo, que vino a nosotros con ayuda activa, herramientas y apoyo. Así como el pueblo necesitaba asociarse con Nehemías, nosotros debemos asociarnos con el Espíritu Santo, nuestro amigo que está a nuestro lado. Él está para ti y para mí. Él se asegurará de que el trabajo se complete y se reconstruya.






[Adaptado de The Bondage Breaker y Stomping Out The Darkness del Dr. Neil Anderson y el Dr. Dave Park].

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page