top of page
  • Mark Keyes

La función del Espíritu Santo

Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad... Juan 16:13 NVI

 

Hoy tenemos en nosotros al Espíritu Santo que ha sido enviado para restaurar nuestra vida. Él no se quedará quieto. El fue enviado para cuidarnos. El trabajara en nosotros para restaurar nuestra vida al nivel del alma de nuestra mente, voluntad y emociones quebrantadas por el pecado. El Espíritu Santo juega un papel importante en nosotros como cristianos. ¿Cuáles son algunas de estas funciones que necesitamos entender?


Primero, el Espíritu Santo viene y vive en nosotros cuando nacemos de nuevo. Jesús le dijo a Nicodemo en Juan 3:3: "De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios." Esta declaración estaba más allá de cualquier cosa que Nicodemo hubiera escuchado o pudiera entender. Lo que Jesús dijo está más allá de nosotros también. Esta es la obra de Dios y no del hombre. Cuando creemos en el evangelio y creemos en la obra expiatoria de Jesús por nuestras vidas aceptando Su muerte y resurrección para nuestra salvación, nacemos de nuevo. El resultado del nuevo nacimiento es solo el comienzo. Tenemos el Espíritu Santo que viene a nosotros para comenzar el trabajo de reconstrucción. Sin embargo, la presencia del Espíritu Santo es Alguien que trae consuelo. Cuando el Espíritu Santo viene a nosotros, Su presencia es acogedora y reconfortante mientras habla y obra en nosotros. Él también trae consuelo en nuestra experiencia del nuevo nacimiento y comienza a mostrarnos todo lo que Dios tiene reservado para nuestras vidas al restaurarnos en este viaje. El Espíritu Santo compartirá Su visión para darnos esperanza, un propósito y un hambre de más posibilidades que nos esperan. La dulzura de nuestro Consolador, el Espíritu Santo, nos guía hacia todas las posibilidades para nosotros como cristianos. Debemos dar espacio al Espíritu Santo, permanecer abiertos a Él, y mirar lo que Él puede hacer mientras crecemos en nuestro nuevo nacimiento.


En segundo lugar, el Espíritu Santo da sentido a lo que es un cristiano. Saber qué es un cristiano en esta vida y en el mundo en el que vivimos a diario es lo más importante. ¿Puedes responder a la pregunta de qué es un cristiano? Con demasiada frecuencia en nuestra cultura, la gente tiene todo tipo de respuestas. Estas respuestas vienen de lo que ven, en vez de lo que dice la Biblia, lo que es un cristiano hoy. Comencemos diciendo lo que no es un cristiano. Un cristiano no es solo una persona de buena moral, una persona que da, una persona que va a la iglesia, o alguien que apoya misiones y da dinero a la iglesia. Para empezar, un cristiano tiene el Espíritu Santo, y los demás lo ven. Digo "ven" porque una persona cristiana es vista de manera diferente en este mundo. Tienen el Espíritu Santo en ellos, lo que los hace espirituales. Los cristianos tienen el Espíritu de Dios en ellos, no el espíritu del mundo. Eso es a lo que Pablo se refiere en 1 Corintios 2:12,15. Un cristiano tiene una nueva naturaleza, una naturaleza divina que puede participar de toda la plenitud de Dios. Pedro habla de esto en 2 Pedro 1:4, diciendo: "Por las cuales nos ha dado sus preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa del deseo pecaminoso". Ser cristiano es haber escapado del mundo y del pecado del mundo. Ya no somos parte del mundo; estamos en un nuevo reino, el reino de Dios, y podemos tomar todo lo que Dios tiene para nosotros en nuestra nueva naturaleza. Nuestra nueva naturaleza divina nos permite permanecer con Jesucristo y alimentarnos de Él, disfrutándolo, amándolo y sirviéndolo en libertad. Con nuestra nueva naturaleza, tenemos una nueva identidad. Somos un nuevo pueblo con una nueva identidad como cristianos. Un cristiano, sobre todo, es un santo.


Pablo se refirió a las creencias primitivas en varias de sus cartas a las iglesias. Llamaba santos a los creyentes porque un santo es alguien que ha sido apartado. Los israelitas del Antiguo Testamento fueron apartados por Dios y para Dios como Su pueblo. Vemos esto en el libro de Esdras cuando otros forasteros y grupos de personas vinieron y quisieron ayudar a reconstruir el templo para los israelitas. Zorobabel y los líderes dijeron que no, que no necesitaban su ayuda; que la reconstrucción la harían ellos mismos (ver Esdras 4:2-3). Esto puede parecer hoy en día orgulloso, arrogante e incluso racista en nuestra cultura, pero el cristianismo se centra en una Persona, el Señor Jesucristo, que es el camino a la vida, el camino a la verdad y el camino al Padre. Así pues, un cristiano se centra únicamente en Jesús y en la vida de Jesús en Él por obra del Espíritu Santo.





[Adaptado de The Bondage Breaker y Stomping Out The Darkness del Dr. Neil Anderson y el Dr. Dave Park].

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page