top of page
  • Bishop Tony Collins

Ataque a la identidad-Segunda parte-La Familia

 

Vives en una historia de amor en medio de una guerra y te han mentido sobre tu matrimonio.

Las tensiones siempre son altas cuando los cónyuges intentan entablar una conversación transparente, significativa, íntima y, especialmente, orar, porque tienes un Enemigo (Satanás) que se te opone, y no se trata necesariamente de ninguno de los dos. Hay un tercero en la habitación. ¿Quién crees que instigó la ruptura de la relación entre Adán y Eva y Dios en el Jardín... "¿Quién te dijo que estabas desnudo?" Génesis 3:11


Su relación con Dios y entre ustedes está en peligro porque han creído algunas mentiras acerca de los demás. A menos que acepten el hecho de que aparte de su propio egoísmo, su excesivo compromiso con sus propios puntos de vista, y el equipaje que cada uno trajo a su relación, también hay poderosas fuerzas espirituales demoníacas detrás de escena diametralmente opuestas a ustedes y a su matrimonio, cuyo único propósito es robarlos, matarlos y destruirlos. Ustedes no tienen un problema matrimonial- Ustedes tienen un problema con el Enemigo, a quien ambos han consentido, permitiéndole traer sus heridas históricas y sus mentiras a su matrimonio que ustedes pensaron iba a resolver todos sus problemas. Su Enemigo hizo que ustedes hicieran algunos acuerdos no bíblicos acerca del otro que ustedes pensaron que eran verdaderos y a los cuales necesitan renunciar, tales como:


- No agites el barco

- Es demasiado trabajo, no tengo energía emocional.

- Él/ella nunca cambiará o me validará

- No dejes que nadie vuelva a hacerte daño

- Confórmate con lo que tienes

- Te casaste con la persona equivocada

- Serías más feliz con otra persona

- No quiero seguir casado

- Las cosas nunca van a mejorar - siempre estás haciendo lo mismo

- Puedo satisfacer mis necesidades emocionales, sexuales o espirituales en otro sitio o por mí mismo


Puedes usar esta oración a continuación para arrepentirte y renunciar a estas mentiras que has creído:

ORACIÓN: "Señor Jesús, perdóname por estar de acuerdo con las mentiras del Enemigo. Rompo ahora estos acuerdos con el Enemigo. Renuncio a estas mentiras que (Llena el espacio en blanco de la lista anterior o introduce otra mentira. Ej: "Sería más feliz con otra persona" o "Me casé con la persona equivocada"). Este no es mi verdadero corazón hacia mi cónyuge. Estas son palabras del Enemigo que ahora rechazo en el nombre de Jesucristo y declaro que tú, mi amante, ¡no eres mi Enemigo!".


Sin elegir sanar de las creencias rotas y basadas en mentiras que las parejas llevan consigo, nunca alcanzarán su pleno potencial. En un intento por evitar el dolor futuro, erigirán muros alrededor de sus corazones que no permitirán que otros se acerquen y experimenten la verdadera intimidad. El esposo será incapaz de liderar en la capacidad para la que Dios lo diseñó. Su hogar estará fuera de orden mientras él lidera a la fuerza a través de la mentalidad de dominación y sumisión. El matrimonio no es "tomar uno para el equipo". Es el gozo de saber que 1+1=1... NO 1+1=2.


"Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Y el hombre y su mujer estaban ambos desnudos y sin vergüenza". Gén. 2:24-25 (NASB 1995).


La identidad de la mujer: ¿Dominación o sumisión?

Las mujeres que no conocen su identidad en Cristo se ven igualmente afectadas. Sus experiencias pasadas pueden servir para decirles que nunca llegarán a nada o que no se puede confiar en los demás. Perseguir una carrera prestigiosa a expensas de una familia puede ser su manera de demostrar que son dignas. Una mujer que ha sufrido abusos sexuales puede negarse a tener intimidad física, ya que ello puede desencadenar recuerdos de ese trauma. Si los abusos se produjeron a manos de un familiar o amigo, puede que le cueste sentirse segura con quienes dicen quererla.


La necesidad de tener el control podría convertirse en un rasgo dominante que se ejerce con frecuencia. Puede que la gente la haya defraudado tanto en la vida que haya desarrollado la mentalidad de que es mejor hacer las cosas por uno mismo. O, si se crió en un hogar monoparental, puede que no entienda el valor de que marido y mujer trabajen juntos para alcanzar sus objetivos de futuro. Puede sentirse rechazada, no deseada y no querida. Independientemente de lo que otros digan y hagan, si ella no ha recibido y aceptado el amor pleno de Cristo en su vida, ella creerá constantemente en su insuficiencia en vez de en su potencial.


Destruir la familia

Cuando sus sentimientos se combinan con la incapacidad de su esposo para liderar bien debido a heridas pasadas no resueltas, el hogar se desalinea. El esposo tiende a liderar a través de sus propias capacidades en lugar de poner toda su fe, esperanza, amor y confianza en Dios. La esposa, reconociendo que la fuerza de su marido no proviene sólo de Dios, puede rechazar la idea de que él la dirija.

Al destruir la identidad de los individuos, Satanás destruye ferozmente también la identidad del matrimonio. De este modo, intenta también destruir la imagen del amor de Dios por la Iglesia. Esto lleva al engaño y a la reticencia a someter la propia vida al Señor. Hace que la gente rechace el amor del Padre, creyendo que nadie podría amar en la capacidad en que Cristo nos ama.


Más allá de eso, el matrimonio sienta las bases para que los hijos crezcan y prosperen. Establece el tono de su relación con los demás y con Dios. Al destruir la identidad individual del marido y la mujer, Satanás destruye el matrimonio, lo que inicia también la destrucción de los hijos.






[Se agradece y reconoce especialmente al Dr. Joseph Wasmond por su contribución al material de este artículo].

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page