top of page
  • Hank Marshman

Cambiando la manera de Pensar

No sé muy bien cuándo ocurrió... en algún momento entre los 3 y los 4 años... pero llegué a comprender que si me ponía delante de un camión que anduviera a 55 millas por hora, sería peligroso para mi salud. Esa comprensión ha influido tanto en mi vida que, incluso ahora, cada vez que me acerco a una calle, miro a ambos lados antes de cruzar.


La verdad: La creencia transforma el comportamiento. La realidad afecta a la reacción.


Ha pasado alguna que otra ocasión en la que no estaba pensando o me había distraído de alguna manera. He salido y no he mirado. En esos momentos pienso: " Esa ha sido una de las cosas más estúpidas que he hecho en mi vida".


Durante muchos años, cuando escuchaba la palabra arrepentimiento, pensaba en esos tipos que se paraban en las esquinas de las calles con micrófonos y grandes carteles... los tipos que señalaban a la gente y gritaban sobre arrepentirse. Aunque la mayoría de esos tipos tenían las intenciones más sinceras y llegaban a mucha gente... para mí... el arrepentimiento se asociaba directamente con juzgar o condenar a alguien. He descubierto que una comprensión bíblica de la palabra arrepentimiento no hará eso. En cambio, el arrepentimiento nos liberará para ser el tipo de hombres y mujeres que Dios nos llamó a ser.


Arrepentimiento es una palabra hermosa... en griego, metanoeō. Literalmente significa "cambiar la mente". Es un cambio de mente tan poderoso que cambia mi manera de responder.


Y un siervo del Señor no debe andar peleando; más bien, debe ser amable con todos, capaz de enseñar y no propenso a irritarse. Así, humildemente, debe corregir a los adversarios, con la esperanza de que Dios les conceda el arrepentimiento para conocer la verdad, de modo que se despierten y escapen de la trampa en que el diablo los tiene cautivos, sumisos a su voluntad. 2 Timoteo 2:24-26 NVI


El pasaje comunica mucho. Dice que el enemigo puede atrapar... mantener cautiva a una persona... a través de un pensamiento erróneo, un comportamiento pecaminoso o una visión distorsionada de la realidad.


También dice que Dios es el que concede el arrepentimiento. Es un don... un don tan hermoso que nos llevará al "conocimiento de la verdad" (cambiar nuestro sistema de creencias) y nos permitirá escapar del cautiverio (liberarnos de nuestro comportamiento erróneo).


Dios nos concede la capacidad de comprender lo suficiente sobre la situación para que entremos en razón. Nuestro papel entonces es mostrar los frutos del arrepentimiento....para llevar a cabo lo que Dios ha aclarado en nuestra mente.


Dios, con el nuevo entendimiento, nos dará un plan dirigido por el Espíritu Santo para el cambio... para que las cosas sean diferentes la próxima vez. El plan siempre se alineará con el carácter y la Palabra de Dios... y casi siempre involucrará a otro "siervo" de confianza (pastor, cónyuge o amigo de confianza). Siempre nos moverá a ser más como Jesucristo. Nuestra respuesta cambiará porque nuestras mentes y corazones han cambiado.


Nunca olvidaré el día que toda mi familia estaba visitando Gatlinburg, TN. Nos encanta ir allá y nuestro lugar favorito para comer es The Pancake Pantry... es impresionante. Como de costumbre, la espera por una mesa era considerable y estábamos de pie fuera. En ese momento mi hijo tenía unos 5 años y podía correr realmente rápido. Estaba disfrutando de nuestra atención así que.... de repente... echó a correr tan rápido como pudo hacia esa calle tan transitada que atraviesa el centro de Gatlinburg. No sé cuál sería tu respuesta, pero... siendo el buen padre que era.... le dije: "Oye, hijo, haz lo que creas mejor". ...¡Por supuesto, no dije eso! ...Grité "¡PARA! Vuelve con papá!"


Estoy muy agradecido de haberle entrenado cuando era más pequeño. Ya desde el año y medio o los dos años jugábamos a enseñarle lecciones. Mi mujer, Chrisi, fue una madre increíble. Ella jugaba a Luz roja-Luz verde para que él supiera lo que significaba "Stop" y "Go". Vivíamos en una calle tranquila y segura. Uno de los juegos consistía en ponerle cerca de la casa y yo le decía: "Hijo, voy a contar hasta tres, y tú sales corriendo hacia la calle lo más rápido que puedas. Cuando papá grite '¡PARA!' ...entonces te paras y vuelves con papá'" Yo le gritaba "¡PARA!" antes de que llegara a la calle y él volvía conmigo. Era un juego divertido. Intentaba enseñarle una de las lecciones más importantes que podía enseñar a mi hijo... a reconocer la voz de su padre y a obedecer rápidamente.


Jugamos otro juego con él. Yo le decía: "Ve a tu habitación y juega, haz lo tuyo, pero cuando oigas a papá llamarte por tu nombre, deja de jugar inmediatamente y corre lo más rápido que puedas hasta que me veas... entonces di: 'Sí, papá'. Entonces sabré que me has oído y podrás escuchar mis instrucciones". Así que, al cabo de unos minutos, le llamaba por su nombre y él dejaba de hacer lo que estaba haciendo, corría a la vuelta de la esquina, me llamaba la atención y decía "Sí, papá". Era un juego. Enseñar a mi hijo a oír la voz del padre y a responder rápidamente fue una de las funciones más importantes que tuve como padre. Estoy muy agradecido de haber hecho este entrenamiento.


En cuanto mi hijo, que corría hacia esa calle tan transitada de Gatlinburg, oyó mi voz gritando "¡PARA!", se detuvo literalmente a pocos metros de esa calle tan transitada... miró... y aterrorizado, volvió en sí. Reconoció lo que estaba haciendo, se detuvo, dio la vuelta y regresó con papá. Ves eso es el corazón del arrepentimiento. Me estoy dirigiendo en una dirección (ya sea en mi pensamiento o en mi comportamiento) que me está llevando a un lugar que en última instancia será peligroso para mi salud, para mi futuro, para mi familia, e incluso para mi eternidad. El Padre está llamando, "Hank, DETENTE. Vuelve con papá".


Eso es sólo un indicio de la belleza de la palabra arrepentimiento. Las elecciones pecaminosas no solo son rebelión contra Dios sino que nos hacen huir de Dios. El Señor nos esta llamando a entender Su corazón para nosotros, alinear nuestras mentes a la verdad, verlo diferente, cambiar nuestra trayectoria, y regresar a Papá.


Al pensar en tu vida, ¿hay algo por lo que el Señor te está llamando? El está diciendo, "Te amo. Tengo planes increíbles para ti. Vuelve a papá"


"...la piedad de Dios que nos lleva al arrepentimiento" Romanos 2:4






[Adaptado de The Bondage Breaker y Stomping Out The Darkness del Dr. Neil Anderson y el Dr. Dave Park].

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page