top of page
  • Kristie Kroschel

¿Es cierto que Dios me habla? Parte 1

 

¿Te has preguntado alguna vez si Dios te habla? O, si lo hiciera, si podrías realmente oír Su voz? No eres el único. Creo que la mayoría de los creyentes han luchado con esto en un momento u otro, y tal vez muchas veces a lo largo de su caminar. Yo incluida.

Hay varias razones por las que podríamos no estar escuchando la voz de Dios, pero quiero discutir dos de ellas en las próximas dos semanas: no creer y no escuchar. Creo que estas dos cosas trabajan en conjunto para evitar que lo escuchemos.


Abordemos la incredulidad esta semana.

La incredulidad puede caracterizarse como un patrón de no confiar en el carácter y las promesas de Dios tal como se revelan en Su palabra y, por lo tanto, depender de nuestra propia sabiduría y fuerza. Por ejemplo, no buscar la voluntad de Dios porque tienes miedo de lo que Él pueda pedirte; no creer que toda la Biblia es verdad; no creer que la "vida abundante" que Jesús promete es para ti; no tener confianza en tu autoridad espiritual en Jesucristo; no tener confianza en que Dios suplirá todas tus necesidades; creer que las promesas son para otras personas pero no para ti; creer que Dios ayuda a los que se ayudan a sí mismos (¡NO en la Biblia!) Puedo decir que he experimentado todas estas dudas. Y no me extraña. En el capítulo tres del Génesis, la serpiente (Satanás) le dice a Eva: "¿Dijo Dios REALMENTE 'No comerás de ningún árbol del jardín'?" (énfasis mío). El enemigo hace cualquier cosa para alejarnos de nuestro amoroso Padre Celestial. Hacernos dudar de Su palabra y bondad es una poderosa estrategia del enemigo. Si no podemos tomarle la palabra a Dios, entonces no podemos confiar en nada de lo que diga sobre nosotros o a nosotros.


Lo gracioso (triste) es que, si dudamos de Dios, básicamente estamos diciendo que creemos al enemigo. Hmm, ¡eso parece incorrecto a todos los niveles! 2 Corintios 5:7 dice: "Porque por fe andamos, no por vista". Estamos llamados a una vida de fe, no a una vida de facilidad o entendimiento total. La fe es como un músculo. Debe ejercitarse para fortalecerse. Utilizamos el ejemplo de una silla para demostrar la diferencia entre creencia y fe (confianza). Puedo creer que algo es cierto: esta silla me sostendrá si me siento en ella. Pero esa creencia sólo se demuestra verdadera si yo, por fe, me siento en ella. A menudo, la fe se "elabora", se cultiva, mediante la acción. Sin embargo, puede que no sea una acción física. Por ejemplo, puede ser una espera sin miedo a que Dios actúe. Pero hay un cierto sentido de nuestra creencia que es confirmada por la fe.

Aquí hay algunas escrituras que necesitamos creer, por fe, para enfrentar cualquier incredulidad acerca de Dios hablando o nosotros escuchándolo.


Jesús dice que creer y seguirle nos convierte en sus ovejas. Si dudas de ser una de sus ovejas, lee 1 Juan 5:12-13: "El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Os escribo estas cosas a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna".

También dice que sus ovejas oyen su voz. "Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. Yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno". Juan 10: 27-31


Por lo tanto, si somos sus ovejas, entonces oímos su voz. Decidimos creerlo basándonos en la fe, que es importante para oír la voz de Dios. Hebreos 11:6 dice: "Y sin fe es imposible agradarle; porque es necesario que el que quiera acercarse a Dios crea que él existe y que recompensa a los que le buscan".

Según Juan 16:13, es el Espíritu Santo quien nos ayuda a oír. "Cuando venga el Espíritu de la verdad, él os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os anunciará las cosas que habrán de venir."


Basándonos en estas verdades de las Escrituras, podemos silenciar cualquier pensamiento que nos haga dudar eligiendo tomarle la palabra a Jesús. Las dudas no vienen de Dios, así que ¿por qué dejarlas rondar? Santiago 4:7 dice: "Resistid al diablo, y huirá de vosotros". Dile a las dudas que se vayan en el nombre de Jesús. Dios se ha probado a sí mismo tantas veces en mi vida (y apuesto a que en la tuya) que voy a elegir creer y buscarlo para que me ayude con cualquier incredulidad (ver Marcos 9:23-24). ¡Él es así de bueno!

Al leer y creer estos versículos con la ayuda del Espíritu Santo, ¡¡¡acabas de escuchar la voz de Dios!!!

¡Créelo y Regocíjate!

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page