top of page
  • Bishop Tony Collins

Forma parte de la Familia Real Divina

En 1 Pedro 2:9 (KJ21) la palabra de Dios nos dice esto: "Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable."


Hay una historia sobre un rey que tenía un hijo, pero quería tener más hijos. Quería compartir lo que tenía con los demás, así que fue al orfanato local y pidió que reunieran a todos los niños. De entre cientos de niños, escogió a uno, que era un bebé. El rey llevó al niño a su casa y él y su hijo cuidaron de él. Poco después de la adopción, el enemigo del rey se enteró y vino a robar al bebé. El ladrón se lo llevó y lo crió en la pobreza y la esclavitud. El ladrón le dijo al bebé que era culpa del rey que el niño secuestrado estuviera en la situación en la que estaba. Esto duró años. Finalmente, cuando el niño creció, el hijo biológico del rey se enteró de que el niño secuestrado (ya adulto) estaba siendo mantenido como esclavo en la pobreza. El hijo del rey fue a rescatar lo que el ladrón había robado y llevó al niño a casa de su padre adoptivo, el rey. El hijo le explicó al niño adoptado lo que realmente había sucedido. Que el ladrón era un mentiroso. Que el rey les quería de verdad y que su padre, el rey, había hecho planes para compartir con ellos todo lo que tenía. Es comprensible que el niño restaurado se sintiera abrumado por el cambio inmediato de sus circunstancias. El niño restaurado siguió amando y honrando al rey hasta el día de su muerte.


Esta historia es la historia de todos nosotros que hemos creído en el poder salvador a través de la gracia de la obra redentora de Jesucristo en la cruz. La descripción que Pedro hace de nosotros es tan abrumadora como verdadera.

Nosotros, como hijos de Dios Padre, a través de la fe en Dios Hijo, hemos sido adoptados en la Familia Real Divina. Esto significa que Dios te escogió, te eligió, te quiso - a pesar de todo lo que sabía de nosotros, nos escogió. No sólo nos escogió, sino que nos hizo parte de Su Divina Familia Real. Eso significa que somos realeza divina. Gálatas 4:7 (KJ21) nos dice que somos "herederos de Dios por medio de Cristo". Eso significa que somos privilegiados y poderosos y que caminamos en el favor de El Señor.


Pedro continúa diciendo que funcionamos como sacerdotes, que representamos a Dios. Dice que somos santos, que somos especiales, porque todo lo que Dios posee es santo y especial. Esto significa que pertenecemos a Dios, que estamos apartados para Su propósito. Dios nos ha diseñado con algo especial en mente.

El apóstol Pedro también nos describe como hijos de Dios peculiares. El mundo mira a los discípulos de Jesucristo como inusuales, extraños y muy raros. Esto se debe a que, a diferencia de la mayoría de la gente, nosotros recibimos nuestras instrucciones de un santo Rey resucitado, en lugar del mundo en el que vivimos. Si como hijos de Dios rescatados y restaurados no somos vistos como peculiares de vez en cuando por la cultura en la que vivimos, ciertamente algo anda mal.


Finalmente, Pedro nos da el propósito de nuestra liberación. La razón por la que Dios nos eligió, y nos adoptó en la familia real divina, y nos hizo representantes de Sí mismo, y nos hizo especiales, y revela nuestra peculiaridad, es que le alabaríamos por sacarnos de nuestra esclavitud, servidumbre y pobreza. La razón por la que Dios hizo lo que hizo es porque nos ama, pero también para que podamos contarles a otros acerca de Sus poderosas obras en nuestras vidas para que ellos también lleguen a amarlo.

Puede que como auténtico creyente digas que hoy no te sientes muy divino o real. La buena noticia es que no importa cómo te sientas. Sólo importa lo que Dios ha hecho. Te animamos a que camines en tu derecho divino, tu riqueza divina y tu intimidad divina con tu Padre celestial. Vive santamente, ¡porque tu Dios es santo!

3 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page