top of page
  • Mark Keyes

La clave para la plenitud del Espíritu Santo

.."—¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba!" Juan 7:37 NVI

 

¿Cuál es la clave para que el Espíritu Santo cree en nosotros ríos de vida? Jesús dijo: "Si alguno tiene sed". ¿Tienes sed de Jesús, de más de Jesús, de la plenitud de Jesús en ti cada día? No sólo cuando estás necesitado o deseas una nueva experiencia, sino ¿tienes sed de Jesucristo en tu vida? Jesús dijo: "...que venga a mí y beba". Esta es una acción física que proviene de nuestra vida espiritual. Para querer más de Jesús, debemos tomar acción y hacer lo necesario físicamente pasando tiempo con Jesús en Sus Palabras. Venir a El significa que vamos a El espiritualmente y pasamos tiempo con El, y al hacerlo, seremos llenos. Finalmente, Jesús dijo: "El que cree en Mí...". Los ríos de agua viva continuarán a medida que creamos, y continuemos creyendo en Jesús como la única fuente de vida y poder. Creer en Jesús no es una cosa de una sola vez; creer en Jesús es un estilo de vida de permitir que Sus Palabras echen raíces en nuestro sistema de creencias para cambiar el curso de nuestro pensamiento, que luego cambiará nuestro comportamiento, nuestras actitudes, y nuestro carácter, y resultará en la reconstrucción de nuestra vida. Así como un río puede cambiar su curso, nosotros necesitamos los ríos del Espíritu Santo para cambiarnos. El "curso" de nuestra vida necesita ser cambiado para reconstruir. Pablo dice en Efesios 5:18, "...sed llenos del Espíritu". La acción con este versículo es ser llenos, todo el tiempo, continuamente. No podemos beber una vez; necesitamos agua todo el día. Debemos seguir bebiendo para vivir. Lo mismo es verdad con nuestra vida en Jesucristo; debemos seguir viniendo a El y bebiendo de El, de la Piscina del Rey, el suministro interminable de la fuente de agua viva.


El Espíritu Santo se centra en el nivel de nuestra alma. Nehemías estaba muy preocupado por la situación de la gente en la ciudad. "Y me dijeron: 'El remanente allí en la provincia que había sobrevivido al exilio está en gran problema y vergüenza. La muralla de Jerusalén está derribada, y sus puertas destruidas por el fuego'. En cuanto oí estas palabras, me senté y lloré y me lamenté durante días, y continué ayunando y orando ante el Dios del cielo." Nehemías 1: 3-4 NVI


La noticia de la condición del pueblo hace que Nehemías llore y se entristezca durante días. Estaba disgustado porque la tristeza se había apoderado de él por lo que estaba sucediendo en Jerusalén. Después de un tiempo de orar y estar delante de Dios, Nehemías supo lo que tenía que hacer. Tenía que ir y ayudar a reconstruir los muros. Su preocupación era por la gente y su condición, para venir y consolar, animar y darles las herramientas adecuadas para la reconstrucción. Este es el enfoque del Espíritu Santo en nosotros. Esta es Su preocupación por nuestras almas. ¿Es posible que el Espíritu Santo se preocupe hasta el punto de afligirse por nuestra vida? Efesios 4:30 dice: "Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención". El Espíritu Santo puede ser contristado, y sufre por nosotros porque quiere que seamos restaurados y reconstruidos. Lo que el Espíritu Santo quiere reconstruir es nuestra alma.





[Adaptado de The Bondage Breaker y Stomping Out The Darkness del Dr. Neil Anderson y el Dr. Dave Park].


20 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page