top of page
  • Mary Lynn Tolar

Oración por la paz de Jerusalén

"Yo me alegré con los que me dijeron: «Vamos a la casa del Señor». ¡Jerusalén, ya nuestros pies se han plantado ante tus portones!


¡Jerusalén, ciudad edificada para que en ella todos se congreguen! A ella suben las tribus, las tribus del Señor, para alabar su nombre conforme al mandato que recibió Israel. Allí están los tribunales de justicia, los tribunales de la casa de David.


Pidan por la paz de Jerusalén:«Que vivan en paz los que te aman. Que haya paz dentro de tus murallas, seguridad en tus fortalezas». En favor de mis hermanos y amigos, diré: «¡Que la paz sea contigo!». Por la casa del Señor nuestro Dios procuraré tu bienestar". Salmos 122 (NVI)

 

Los israelitas que huían de Egipto nunca habían conocido la libertad. Yahvé les dio instrucciones durante su estancia sobre cómo vivir libres. Entre ellas figuraba la celebración de fiestas anuales para adorar al Señor. A lo largo de su historia, el pueblo de Israel continuó celebrando estas fiestas y regocijándose juntos mientras subían a Jerusalén cantando Cantos de Ascensión. El Salmo 122 es un Canto de Alabanza creado por David, y abarca la emoción y el anhelo por la conexión espiritual que se sentía en Jerusalén cuando se reunían para adorar al Señor. También contiene una conciencia aguda y profética de lo sagrado y frágil que podía ser su destino de Jerusalén. Considera esto: si la tierra representa el cuerpo de esta nación, entonces Jerusalén es su corazón.


Como seguidores de Jesús, nuestra fe también comienza y termina en la tierra de esta pequeña nación donde el Señor se reveló a través de acciones, símbolos, signos y sacrificios, ¡incluso el de Su propio hijo! Nuestro Salvador, Jesús, nació y vivió allí para cumplir los tipos y tinieblas bíblicos que señalaban nuestra necesidad de que Dios Padre nos amara y protegiera, redimiéndonos de nuestros malos caminos. El sacrificio de nuestro Redentor, el propio hijo de Dios, Jesús, fue la culminación del cuadro del pacto pintado cuando Abraham fue fiel en obedecer a Dios y llevar a su hijo, Isaac, para ser sacrificado en el monte Moriah. (Ver Génesis 22.) Aunque Dios detuvo a Abraham antes de ese sacrificio, en la verdadera forma del pacto, el Padre Celestial permitió más tarde el sacrificio allí de Su Hijo para traernos la libertad eterna del dominio del pecado.


El Señor nos exhorta en las palabras de David del Salmo 122 a rezar por la paz de Jerusalén, una ciudad cuya paz ha sido continuamente efímera en lo natural. Yendo más allá, nos damos cuenta de que la batalla es también espiritual. Hoy, vemos bombas estallando en el cielo y oímos informes sobre la destrucción de la guerra. Es hora de orar por el corazón de esta nación, intercediendo por su verdadera paz en Jesucristo, el Príncipe de la Paz. Oremos todos juntos: "¡Que la Paz esté en ti, Jerusalén! ¡Que la Paz se derrame a través de ti a un mundo herido! Maranatha!"







[Adaptado de The Bondage Breaker y Stomping Out The Darkness del Dr. Neil Anderson y el Dr. Dave Park].



29 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page