top of page
  • Mary Lynn Tolar

Una vida más abundante

"El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia". Juan 10:10


"Como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion; Porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna". Salmo 133:3

 

Juan 10:10 se menciona a menudo en las enseñanzas sobre nuestro enemigo espiritual y sus intenciones, pero el versículo tiene mucha más profundidad. Está incluido en la enseñanza de Jesús sobre el Buen Pastor, que conoce a los suyos y cuida de ellos como un pastor que cuida, provee y protege a las ovejas. Este Buen Pastor, Jesús, quiere cosas buenas para su rebaño. Ha preparado un camino para que vivamos con Él para siempre, pero también ha preparado abundantes bendiciones para la vida en la tierra.


Un estudio de los capítulos 26-30 del Deuteronomio detalla explícitamente las buenas intenciones del Señor de bendecir abundantemente al pueblo de su alianza. Mientras Moisés preparaba a los israelitas con las instrucciones de Dios para el papel de liderazgo que se entregaba a Josué para cruzar el Jordán y comenzar a tomar la Tierra Prometida, Dios hizo que los israelitas renovaran el pacto que el Señor había hecho con ellos a través de Moisés en Horeb. Luego, les enseñó acerca de su prosperidad y bendición cuando obedecían y las maldiciones que sufrirían por la desobediencia. Para enfatizar la distinción, separó a las 12 tribus a cada lado de los sacerdotes que sostenían el arca. Las tribus miraban hacia el monte Gerizim y proclamaban las bendiciones o miraban hacia el monte Ebal y proclamaban las maldiciones que caerían sobre ellos. (Josué 8:33) Esta era una asamblea muy seria ante el Señor.


En Deuteronomio 28:3-6 (RVA), encontramos una conocida oración de bendición: "Serás bendecido en la ciudad y bendecido en el campo. El fruto de tu vientre será bendecido, así como las cosechas de tu tierra y las crías de tu ganado: los terneros de tus rebaños y los corderos de tus manadas. Serán bendecidos tu cesto y tu artesa. Serás bendecido cuando entres y bendecido cuando salgas". ¡Eso sí que es un favor abundante! El capítulo continúa con más formas en que el Señor proveerá abundancia, incluyendo Deuteronomio 28 12 (RVA), "El Señor abrirá los cielos, los almacenes de su generosidad, para enviar lluvia a tu tierra en su estación, y para bendecir todas las obras de tus manos."


Si el Señor quiere esta abundancia para nosotros, ¿por qué no la vemos en nuestras vidas? Debemos analizar nuestra obediencia y desobediencia. Nuestro nuevo pacto con el Señor a través del cordero sin mancha, Jesús, en la cruz proporciona una cubierta protectora de la sangre de Cristo. Pero como los israelitas en la tierra prometida, nuestro pecado no arrepentido nos saca de esa protección y bendición y nos lleva a las garras del enemigo-el enemigo derrotado que todavía quiere robar, matar y destruir la bondad en nuestras vidas. Afortunadamente, estamos sellados con el Espíritu de Dios, y Él escudriña nuestros corazones, nos convence y nos enseña para que podamos arrepentirnos y ser limpiados y santificados, "mediante el lavado del agua por la palabra". Efesios 5:26 {NKJV) Practicamos el permanecer en las bendiciones cuando permitimos que el Espíritu Santo nos confronte con nuestros pecados y nos lleve al arrepentimiento. Al reemplazar el engaño, la rebelión y la falsa identidad en la que hemos caminado a través del pecado, regresamos a la tierra prometida de Su protección y abundantes bendiciones. Al igual que descubrieron los israelitas, nuestro pecado, incluso arrepentido, puede tener consecuencias que pongan a prueba nuestra fidelidad y confianza en este mundo caído, pero nuestro amoroso Buen Pastor volverá a abrirnos un camino. Podemos contar con su amor incondicional.




Adaptación de THE BONDAGE BREAKER y STOMPING OUT THE DARKNESS BY Dr. Neil T. Anderson y Dr. Dave Park

Σχόλια


bottom of page