top of page
  • Dan Wilson

A la escucha del Espíritu Santo

Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra. Hechos 1:8 NVI

 

Dios deja claro en Su palabra que no estamos solos para hacer frente a todas las luchas que se nos presentan en esta vida.

Los creyentes tenemos al Espíritu Santo vivo en nuestro interior para guiarnos y ayudarnos a tomar decisiones. He descubierto que cuanto más escucho y pido ayuda, más veo la clara dirección de Dios. La clave, por supuesto, como en cualquier relación, es invertir tiempo de calidad. No se puede esperar tener una buena comunicación y estar de acuerdo en la toma de decisiones con un cónyuge, un hijo, un amigo íntimo o un compañero de trabajo sin invertir regularmente tiempo juntos. Lo mismo ocurre con nuestro Padre Celestial. Queremos una dirección clara inspirada por Dios cuando llega el momento de tomar una decisión importante, pero a menos que hayamos tomado la decisión de pasar tiempo regularmente con Él en la lectura de Su palabra, la oración y la meditación, no podemos esperar escuchar claramente de Dios. Cuando era adolescente y empecé a ganar dinero, mi papá me dijo que entrara al banco a hacer depósitos en vez de pasar por la ventanilla. Yo pensaba que era una pérdida de tiempo y que utilizar el autoservicio sería más rápido y fácil. Me explicó que lo que quería era que la dirección del banco se acostumbrara a verme para que, cuando llegara el momento de pedir un préstamo, ya me reconocieran como cliente habitual. Habría establecido una relación al menos a nivel introductorio.

Con el trabajo finalizado de Cristo en la cruz, resurrección y ascensión, tenemos el beneficio del Espíritu Santo residiendo dentro de nosotros. Él nos dice esto en Juan capítulo 14.


Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho. Juan 14:26 NVI


A veces pienso en el desafío de discernir si esa voz que oigo en mi interior es realmente el Espíritu Santo, sólo la lógica del sentido común, o algo plantado por Satanás para distraerme. Vuelvo a lo que dije anteriormente: tener una relación sana, estrecha y frecuente con el Padre afinará mi oído y me ayudará a interpretar con precisión la fuente. También he oído muy buenos consejos sobre este tema que recomiendan encarecidamente filtrar todo lo que oímos a través de la palabra de Dios. Él nunca es la fuente de ninguna sugerencia que sea contraria a la Biblia.


También he pensado que sería mucho más fácil si Dios me hablara directamente, o a través de un intermediario humano, como hacía en el Antiguo Testamento. Pues bien, no tan rápido. En el Antiguo Testamento, Dios usaba profetas para dar Su dirección a los reyes de Israel. Veamos uno de las docenas de ejemplos de este modelo y veamos si funcionó. En 2 Crónicas, encontramos registrado el gobierno del rey Asa sobre Judá. El capítulo 14 describe un fuerte comienzo de su gobierno. He aquí un extracto:


Asá hizo lo que era bueno y agradable ante el Señor su Dios. Se deshizo de los altares y santuarios paganos, destrozó las piedras sagradas, y derribó las imágenes de la diosa Aserá. Además, ordenó a los habitantes de Judá que acudieran al Señor, Dios de sus antepasados, y que obedecieran su ley y sus mandamientos. De este modo Asá se deshizo de los santuarios paganos y de los altares de incienso que había en todas las ciudades de Judá, y durante su reinado hubo tranquilidad. Asá construyó en Judá ciudades fortificadas, pues durante esos años el Señor le dio descanso, y el país disfrutó de paz y no estuvo en guerra con nadie. 2 Crónicas 14:2-6 NVI


¡Vamos, rey Asá! Al principio de su reinado (como se indica más adelante en el capítulo 14) se cuenta que el ejército de Asa, de menos de 600.000 hombres, se enfrentó a un ejército amenazador de Etiopía, que le doblaba en número. Asa clamó al Señor y lo vio intervenir y darle a Asa la victoria completa. Más adelante en la historia, encontramos que Asa era tan ferviente por Dios que removió a su propia madre de la posición de Reina Madre porque ella había construido y adorado un ídolo extranjero. ¡Apuesto a que los almuerzos de los domingos en casa de mamá no fueron agradables después de eso! Por 36 años vemos que Asa escuchó la dirección inspirada por Dios y él y la nación judía de Judá se beneficiaron grandemente. Este hombre realmente lo logró. Luego las cosas toman un giro equivocado en el capítulo 16. El rey Asa decidió hacer una alianza con el rey de Siria para ayudar a disuadir una amenaza de su nación hermana vecina de Israel. El profeta Hanani confronta a Asa con estas palabras.


También los cusitas y los libios formaban un ejército numeroso, y tenían muchos carros de combate y caballos, y sin embargo el Señor los entregó en tus manos, porque en esa ocasión tú confiaste en él. El Señor recorre con su mirada toda la tierra, y está listo para ayudar a quienes le son fieles. Pero de ahora en adelante tendrás guerras, pues actuaste como un necio. 2 Cronicas 16: 8-10 NVI


El versículo 10 describe la respuesta de Asa. Guardaremos esa respuesta tan común a la corrección de Dios para otro artículo. El punto es que Asa tuvo una clara guía en tiempo real directamente de Dios y aún así se las arregló para tomar una terrible decisión que causó grandes problemas para él y para la nación de la que era responsable. Probablemente acortó su vida. Supongo que nosotros hubiéramos hecho lo mismo.


Me encuentro tratando de sintonizar con el Espíritu Santo, cada vez más en mi vida. Y el Espíritu Santo, pienso, se preocupa por algo más que las grandes batallas; creo que el Espíritu Santo se preocupa por todo en la vida de un creyente. Estoy lavando el filtro de mi lavavajillas y encuentro depósitos resistentes en los bordes. Quiero dejar el cepillo de cerdas suaves que estoy usando y agarrar algo más agresivo, y el Espíritu Santo me detiene y me recuerda que simplemente lo ponga de nuevo en agua caliente y jabonosa y lo deje remojar. Un atasco en la autopista me retrasa de camino a una cita importante. ¿Es el Espíritu Santo quien me protege? Sinceramente, no lo sé, pero cada vez más me inclino por el sí: ese retraso acaba de protegerme de un grave accidente que me habría causado una lesión con la que no me encontraré. Nunca lo sabré. Pero elijo, intento creer en todos los casos, que esa voz dentro de mi cabeza es el Espíritu Santo. Entonces lo compruebo: ¿es esto algo que Dios diría? ¿La orientación que escucho coincide con la palabra de Dios? ¿Se siente como corrección y convicción en lugar de provocar culpa y condenación? Un círculo de buena gente de hermanos y hermanas creyentes es un gran recurso cuando se avecina una decisión importante. Proverbios nos dice:


Sin dirección, la nación fracasa; el éxito depende de los muchos consejeros. Proverbios 11:14 NVI


Por último, ora. Pide al Espíritu Santo que te guíe. La palabra de Dios no sólo nos dice que pidamos, sino que nos anima a ser persistentes. Esto es lo que Jesús dijo en Lucas:


Así que yo les digo: Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta. Lucas 11:9 NVI

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page