top of page
  • Mary Lynn Tolar

Dios quiere comunicarse contigo.

—Yo soy el que soy —respondió Dios a Moisés—. Y esto es lo que tienes que decirles a los israelitas: “Yo soy me ha enviado a ustedes”. Exodos 3:14

 

¿Te das cuenta de que Dios quiere comunicarse contigo? Te ha dado el regalo más grande, además de la salvación: la comunicación continua con Él. Piensa en ello. ¿Qué es más importante y poderoso que desarrollar una relación con el Creador del universo y el Salvador de nuestras almas? Y esto está siempre disponible para ti como hijo de Dios.


Sabemos por las escrituras que Dios ha creado las rocas, los árboles, el cielo y las estrellas y todos ellos clamarían en alabanza al Rey del Cielo si no lo hiciéramos. Él ha provisto la Biblia en la cual Él detalló sabiduría e historias de vida relatables de patriarcas, reyes, libertadores, nobles, y campesinos sobre cómo trabajar a través de situaciones en la vida para que podamos tener entendimiento para actuar como Él. Él ha usado números, colores, metáforas, símbolos y tipos y sombras para revelar la verdad sobre Su amado Hijo asumiendo el papel victorioso de Salvador Redentor para ti. Cuando Moisés, el libertador, le preguntó al Señor quién debía decir que lo había enviado a los israelitas en Éxodo 3:13-14 El Señor reveló su propia naturaleza en Su nombre Yo Soy, y procedió a revelar Su carácter en Sus acciones posteriores como Jehová Raphe-el Señor, nuestro sanador (Éxodo 15:26); Jehová Jireh-el Señor, nuestro proveedor (Génesis 22:8); Jehová Tsidkenu-el Señor, nuestra justicia (Jeremías 23:6); El Shaddai-el Dios Todopoderoso, Todo Suficiente (Génesis 17:1) (ver adjunta una lista más completa). Al igual que un amigo, Él quiere que lo conozcas verdaderamente por Sus pensamientos, acciones, planes y deseos. Él quiere hablar contigo, y Él quiere escucharte porque Él quiere una verdadera relación contigo.


Entonces, ¿por dónde empezar a desarrollar esta relación? Primero recordando que Él te buscó antes de que supieras de Él. Él convenció tu corazón de tu necesidad de un Salvador, luego se reveló como ese Salvador y te abrazó. Mirando hacia atrás, ¿te diste cuenta que la gente te testificaba, oraba por ti y usaba ropa y accesorios con versículos bíblicos y cruces? ¿Había alguien poniendo música cristiana contemporánea en el estéreo del auto o hablando de los servicios de la iglesia en la fila del supermercado? Estas señales eran la manera en que Dios te guiaba a la salvación a través de Jesús. Él se estaba comunicando contigo incluso antes de la salvación. Considera cuánto más tiene para compartir contigo ahora.


Baja la guardia y dedica un tiempo diario a construir esa relación. Puedes reservar unos minutos cada día para leer algunas historias bíblicas del Génesis y el Éxodo, del Nuevo Testamento, o empezar por el primer Salmo y leer uno cada día. Luego pídele al Señor que te muestre cosas sobre las historias, la canción o cómo se sintió Él ante las circunstancias. Aleja el miedo y búscalo respetuosamente. Eres Su hijo, y eres bienvenido a pasar tiempo con Él. Ten a mano un bloc de notas para anotar los descubrimientos a los que te guíe y cualquier referencia bíblica que te muestre. Es útil releerlas más tarde. Alaba al Señor por lo que ha hecho por ti. Agradécele lo que te ha mostrado y cómo se ha movido por los demás. Comenzarás a ver Su carácter revelado ante ti y lo conocerás y amarás más y más.


Tu vida de oración será más profunda a medida que lo conozcas más. Te encontrarás hablando con Dios en tu vida diaria mientras conduces tu coche, trabajas, vas de compras y te reúnes con otros cristianos. Leer las historias de la lista adjunta te ayudará a entender lo que Dios quiere que sepas sobre quién es Él y cómo quiere relacionarse contigo. Leerlas te ayudará a desarrollar tu fe y a confiar más en Él. Los devocionales y los estudios bíblicos también te edifican aprendiendo sobre los caminos de Dios. Pero lo más importante es que puedes crecer simplemente hablando con Él en oración y escuchándole cada día. Así que ¡empieza esta aventura con Él ahora!

 

NOMBRES HEBREOS DE DIOS EN EL ANTIGUO TESTAMENTO y REFERENCIAS


Adonai Amo o Señor (Malaquías 1:6)


Elohim Dios eterno (Génesis 2:3)


Betel Dios es mi santuario (Génesis 28:16-19, Génesis 35:7)


Elyon Dios Altísimo, el Más Fuerte de los Fuertes, Omnipotente, Omnisientente.

Todopoderoso (Génesis 14:18-20)


Olam Dios eterno (Salmo 90:1-2)


Elroi Dios que ve, Omnisciente, Dios que todo lo sabe (Génesis 16:13);

Omnipresente, Dios está en todas partes (Salmo 139:7-12)

Shaddai Dios todopoderoso y omnipotente (Génesis 17:1)


Emanuel Dios con nosotros (Isaías 7:14)


Jehová Jirah Nuestro proveedor (Génesis 22:8, 14)


Jehová M'Kaddesh Nuestra santificación (Levítico 20:8)


Jehová Nissi Nuestro estandarte de victoria (Éxodo 17:15)


Jehová Rohi Nuestro buen pastor (Salmo 23)

Jehová Rophe Nuestro Sanador (Éxodo 15:26)


Jehová Sabaoth El Señor de los Ejércitos (Isaías 6:3)


Jehová Shalom Nuestra paz (Jueces 6:24)


Jehová Shammah Dios omnipresente que está ahí (Ezequiel 48:35)


Jehová Tsidkenu Nuestra justicia (Jeremías 23:6)


Yahweh "YO SOY" (Éxodo 3:14)





[Adaptado de The Bondage Breaker y Stomping Out The Darkness del Dr. Neil Anderson y el Dr. Dave Park].




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page