top of page
  • Andrew Bustard

EL INTERVALO ENTRE EL VIERNES Y EL DOMINGO

"Y toda la multitud que se había reunido para este espectáculo, después de ver lo que había sucedido, comenzó a regresar a sus casas, golpeándose el pecho. Y todos sus conocidos y las mujeres que le habían acompañado desde Galilea estaban de pie a cierta distancia, viendo estas cosas." Lucas 23:48-49


 

El período que va desde el último suspiro del viernes por la tarde hasta lo que hoy llamamos la mañana del Domingo de Resurrección es un interesante pasaje de tiempo. Jesús ha sido bajado de la cruz y enterrado en una tumba prestada. Los discípulos han huido para ponerse a salvo. Pedro, sin duda, ha interiorizado lo sucedido -muy dolorosamente-. Judas, bueno... Las Marías - rotas, angustiadas, pero ahora posiblemente más unidas que nunca dado su deseo de atender el cuerpo de Jesús. Los judíos están de camino a casa "dándose golpes en el pecho", pero los líderes se aferran a algunos temores, sobre todo el que les lleva a instar a los romanos a sellar la Tumba con una piedra gigante. Para los romanos, probablemente se trataba de un día más de dominio y control en la Jerusalén ocupada.


Cuando Cristo murió con las palabras "Consumado es", la familia, los amigos y los seguidores de nuestro Salvador quedaron desorientados y sumidos en un profundo torbellino de emociones y vacío. Algunos dirían - trauma. Una gran tragedia personal se había abatido sobre ellos. El Hombre Milagro con el que habían servido, caminado, discutido, reído y cenado se había ido. Traicionado y eliminado por sus parientes. Ahora se enfrentaban a la perspectiva de volver a la vida mundana como pescadores, humildes sirvientes de un estado ocupado, simples hombres y mujeres sin esperanza, y recuerdos de promesas vacías y grandes declaraciones de este gran maestro que estaba a punto de ser colocado en una tumba fuertemente custodiada. Este hombre que literalmente les prometió la Tierra, riquezas eternas, y se declaró a sí mismo el Camino, la Verdad y la Vida había sido alejado de ellos. La luz ardiente que Él trajo a sus almas se había extinguido. Olvidaron todo lo que Él les había dicho. Para ellos, fueron las 24 horas más oscuras, solitarias y aterradoras imaginables.


¿Me pregunto si alguna vez has sentido la ausencia del Señor? ¿Están tus experiencias en desacuerdo con lo que te han enseñado sobre Jesús? ¿Te han dejado vacío, decepcionado, traumatizado? ¿Se ha apagado la luz que antes brillaba en todos los aspectos de tu vida? Para los seguidores de Jesús, fue un día de emociones aceleradas, dolor y pérdida. Pero para muchos de nosotros los desafíos y las pérdidas de la vida han abierto un enorme abismo en nuestras expectativas que dura semanas, meses, incluso años. ¿Qué dolor y angustia llenan el espacio entre tu viernes y tu domingo?


Nuestro enemigo quiere mantenerte en una extraña tierra de nadie. Quiere generar tanta decepción, cinismo y falta de confianza como pueda. Quiere exprimir cada gota de esperanza, entusiasmo, alegría y vida de nuestras almas cansadas. Presenta cada verdad poderosa jamás pronunciada por Jesucristo como metal que retiñe, hasta el punto de que Su mismo nombre es una fuente de ira, amargura y resentimiento de por vida. Intentará encender una llama en tu vida con actividades menos sanas. Te ofrecerá todo tipo de alternativas para llenar tu vacío. No se lo permitas.


Retrocedamos un poco. ¿Qué hacía JESÚS en el período entre viernes y domingo?


¿Recuerdas lo que ocurrió cuando murió Jesús? Hubo un terremoto y el velo del Templo se rasgó de arriba abajo (Mateo 27:51). Algo profundamente poderoso había sucedido tanto en el reino natural como en el celestial. Ahora había acceso al Padre. Dios era más accesible que nunca. El ritual religioso y la pesada observancia de las leyes habían sido sustituidos por un nuevo Camino. Cristo había reconciliado a un mundo roto con Dios. La Gracia y la Misericordia estaban disponibles en abundancia - ¡un suministro interminable! La pena del pecado había sido pagada.


Los seguidores de Jesús, rotos y angustiados, estaban más cerca de Dios de lo que creían. Jesús está haciendo una obra en ti y por ti. No te ha abandonado. Jesús estaba asegurando nuestro futuro eterno y así es como debemos pensar.

Sus seguidores no se dieron cuenta hasta el domingo por la mañana de lo que había sucedido. Pero no tenemos que esperar en Sus promesas de vida eterna hasta nuestra resurrección. Podemos disfrutarla ahora.





Adaptación de THE BONDAGE BREAKER y STOMPING OUT THE DARKNESS BY Dr. Neil T. Anderson y Dr. Dave Park

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page