top of page
  • Mark Keyes

La parábola del sembrador

"Contó muchas historias en forma de parábolas, como ésta: "¡Escuchad! Un labrador salió a plantar unas semillas". Mateo 13:3

 

Para recibir la fe, debemos estar receptivos a las enseñanzas de Jesús. Debemos estar atentos a toda la Palabra de Dios. Esta es la verdadera clave de la fe. Si no estamos atentos a la Palabra de Dios, incluso lo que tenemos (la Palabra) nos será quitado.


Si no escuchamos, la Palabra será quitada. ¿Por qué? Si la Palabra no se cuida como un jardín, morirá. Debemos regar, nutrir y cuidar la Palabra de Dios añadiéndole continuamente para fortalecer lo que se dice. Si no cuidamos la Palabra de Dios en nosotros, entonces el diablo vendrá y nos la arrebatará. Somos responsables de la enseñanza y entrenamiento piadoso que se nos da. ¿Estás permitiendo que la Palabra de Dios eche raíces y edifique tu fe? El corazón es la llave. Tu mente es un área, y el corazón es otra. Tu mente siempre tendrá conflictos y batallas, pero si la Palabra es abrazada y arraigada en tu corazón, tu fe crecerá. La dureza del corazón alejara la Palabra de Dios. Las personas que tienen un corazón duro nunca experimentaran a Dios en plenitud. Incluso los creyentes pueden cerrar sus corazones a las verdades más profundas de la Palabra y nunca experimentar la libertad y abundancia que Dios tiene para ellos. El resultado es que no hay crecimiento, ni profundización de la fe.







[Adaptado de The Bondage Breaker y Stomping Out The Darkness del Dr. Neil Anderson y el Dr. Dave Park].

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page