top of page
  • Emma Bustard

Nuestro consuelo

Hace algún tiempo, mientras intercedía por varias situaciones, de repente empecé a orar para que las personas conocieran la "consolación del Espíritu Santo". Recientemente, el Dr. Dave Park llevó a los pasantes de Infusion Ministries a través del estudio de la Vida de Cristo y dirigió nuestra atención a los testimonios de Simeón y Ana en el Templo encontrados en Lucas 2. Allí estaba en el versículo 25 - "consolación", paraklesis, (Termino griego que se traduce como “consolación”) y me dejó sin aliento. De repente, el término era hermoso, exquisito, y necesité contemplarlo un poco más.

Estoy agradecida de que el Señor no reciba ni responda a nuestras oraciones basándose en un 10/10 por tecnicismo. Reflexionando, en mis oraciones por los demás, debería haber estado orando para que el Espíritu Santo consolara a las personas. Sin embargo, según Lucas 2, el Espíritu Santo consuela. Jesucristo ES el consuelo. Simeón había pasado muchos años esperando la consolación de Israel, muchos años en la sala de espera de ESTE momento. Seguramente era anciano, aunque no se nos dice su edad. Entendemos que su muerte es inminente ahora que ha visto al Mesías del Señor. Aún así, en el invierno de su vida, esperó con expectativa. Los ojos cansados veían con claridad, reconociendo al instante a Jesús como el Salvador, la luz para los gentiles, la gloria de Israel. Incluso con la larga espera y el paso del tiempo, la integridad de Simeón permanece intacta: se le describe como justo y piadoso (Lucas 2:25).

¡Qué escena!


Simeón, que estaba en el Templo donde se ofrecían los corderos para el sacrificio, toma en sus brazos al Cordero de Dios.


Simeón, que está en el Templo donde la presencia de Dios se ocultaba tras el Santo de los Santos, ¡tiene al Espíritu Santo posado sobre él y guiándole!


Podríamos decir: "¡Qué hombre!". "¡Qué lugar privilegiado!" "¡Qué posición!"


¿De verdad? ¿Y yo? ¿Y tú, lector? Nosotros tenemos una posición y una posición ventajosa que Simeón nunca tuvo. Como creyentes, sabemos cómo el Cordero de Dios fue sacrificado, sepultado y resucitado; tenemos el beneficio de los relatos de testigos oculares en los Evangelios y tenemos una visión del fin de la Historia a través de las páginas del Apocalipsis. Como creyentes, somos hechos justos a través de la sangre de Cristo. Como creyentes, somos el Naos, el Lugar Santísimo. El Espíritu de Dios no descansa sobre nosotros. El descansa dentro de nosotros para darnos poder y guiarnos. La Gloria Shekinah de Dios en cada uno que se arrepiente y recibe a Cristo.


En las cartas de Pablo se nos instruye sobre las trampas de las iglesias y se nos dan estrategias de batalla contra los complots y las trampas de Satanás. En todo el Nuevo Testamento sabemos que tenemos esperanza. Conocemos nuestra identidad en Cristo. Conocemos nuestra autoridad en Cristo. Sabemos que fuimos comprados por un precio y sabemos que somos libres.


Cómo estamos

En nuestra espera,

En nuestras preguntas,

En nuestro deambular,

En nuestro cansancio...

Oh, comprender la verdad de que nuestro consuelo estuvo a nuestra disposición todo el tiempo.

Emanuel, Dios con nosotros.




[Adaptado de The Bondage Breaker y Stomping Out The Darkness por el Dr. Neil Anderson y el Dr. Dave Park.]

1 visualización

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page