top of page
  • Mary Lynn Tolar

Oh Santa Noche

 

Oh santa noche

Oh noche santa de estrellas refulgentes,

esta es la noche en que el salvador nació.

Tanto esperó el mundo en su pecado,

hasta que Dios derramó su inmenso amor.

Un canto de esperanza, al mundo regocija,

por el que ilumina una nueva mañanaponte de rodillas,

escucha reverente.¡Oh noche divina!

Cristo nació.¡Oh noche divina! nació Jesús.

Guía la luz de fe, serenamente,de corazón ante su trono a adorar.

Oro, incienso y mirra antaño le trajeron,

la vida hoy le entregamos sin dudar.

Al rey de reyes cantamos esta noche

y su amor eterno proclame nuestra voz,todos ante él,

delante su presenciapostrados ante el rey, a nuestro Rey.

Al Rey de los siglos, adoración.

Nos enseñó amarnos uno al otro;su voz fue amor,

su evangelio es paz.Nos hizo libres del yugo y las cadenasde opresión,

que en su nombre destruyó.

De gratitud y gozo, dulces himnos cantael corazón humilde que a toda voz proclama:

¡Cristo el salvador! ¡Cristo el Señor!

Por siempre y para siempre,

todo el honorla gloria y el poder, sean para él.




Feliz Navidad Cada año, la historia del nacimiento de Jesucristo, el Mesías, se repite millones de veces en todo el mundo. Es una historia sobrecogedora e incómoda que hay que escuchar con oídos de fe para entenderla realmente. Cuando somos niños, disfrutamos moviendo las figuras de animales de la escena del pesebre alrededor del santo bebé, con la madre, María y José mirando cerca. Un ángel vuela por encima del pesebre para dirigir a los pastores, que están entusiasmados, y unos sabios viajan desde Oriente para traer regalos al Santo Niño. Prácticamente, nos preguntamos: "¿Por qué una mujer embarazada, la madre del Mesías, necesita viajar tan lejos para no tener sitio disponible y tener que dar a luz al Hijo de Dios en una cueva maloliente? ¿Por qué fueron unos humildes pastores en un campo cercano los primeros en oír el anuncio de una hueste de mensajeros celestiales que llenaban el cielo y glorificaban a Dios? ¿Cómo una estrella brillante condujo a los buscadores de maravillas a encontrar al Rey recién nacido?". Reflexionamos por la fe, la única manera de encontrar a Jesús, nuestro Salvador. Espiritualmente, nos damos cuenta de que Dios Padre ha dispuesto circunstancias imposiblemente sorprendentes que cumplen todas las profecías anunciadoras de la vida de este Redentor. Una vez más, dedica unos instantes a maravillarte con la historia narrada en el capítulo 2 de Lucas y siente el silencio de la Paz en el nacimiento de Jesús.


Cristo nacido de María

"Aconteció en aquellos días que salió un decreto de César Augusto para que se empadronase todo el mundo. Este censo tuvo lugar por primera vez cuando Quirino gobernaba Siria. Así que todos fueron a empadronarse, cada uno a su ciudad.

También José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser de la casa y linaje de David, para empadronarse con María, su prometida, que estaba encinta. Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días para que ella diese a luz. Y dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada.


Gloria en las alturas

Había en aquel mismo país unos pastores que vivían en el campo y velaban de noche sobre su rebaño. Y he aquí que un ángel del Señor se puso delante de ellos, y la gloria del Señor los envolvió en su resplandor, y tuvieron gran temor. Entonces el ángel les dijo: "No temáis, porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo. Porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor. Y ésta será la señal para vosotros: Encontraréis un Niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre".

Y de repente apareció con el ángel una multitud del ejército celestial que alababa a Dios y decía:

"Gloria a Dios en las alturas,

y en la tierra paz y buena voluntad para con los hombres".


Cuando los ángeles se alejaron de ellos hacia el cielo, los pastores se dijeron unos a otros: "Vayamos ahora a Belén y veamos esto que ha sucedido y que el Señor nos ha dado a conocer." Y vinieron de prisa y encontraron a María y a José, y al Niño acostado en un pesebre. Cuando lo vieron, dieron a conocer ampliamente la noticia que se les había dado acerca de este Niño. Y todos los que lo oyeron se maravillaron de lo que les habían dicho los pastores. Pero María guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón. Entonces los pastores volvieron glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, tal como se les había dicho.


Circuncisión de Jesús

Y cuando se cumplieron los ocho días de la circuncisión del Niño, se le puso por nombre Jesús, el nombre que le había dado el ángel antes de ser concebido en el seno materno.


Jesús presentado en el Templo

Cumplidos los días de su purificación según la ley de Moisés, lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor (como está escrito en la ley del Señor: "Todo varón que abre la matriz será llamado santo al Señor"), y para ofrecer un sacrificio según lo que dice la ley del Señor: "Un par de tórtolas o dos pichones de paloma".


Simeón ve la salvación de Dios

Y he aquí que había en Jerusalén un hombre que se llamaba Simeón, y este hombre era justo y piadoso, y esperaba la Consolación de Israel, y el Espíritu Santo estaba sobre él. Y le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Así pues, entró por el Espíritu en el templo. Y cuando los padres trajeron al Niño Jesús, para hacer por Él según la costumbre de la ley, él lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios y dijo:


"Señor, ahora dejas que Tu siervo parta en paz,

conforme a Tu palabra;

Porque mis ojos han visto Tu salvación

Que has preparado ante la faz de todos los pueblos,

Una luz para traer revelación a los Gentiles,

y la gloria de tu pueblo Israel".


Y José y Su madre se maravillaron de las cosas que se decían de Él. Entonces Simeón los bendijo, y dijo a María, Su madre: "He aquí, este Niño está destinado a la caída y al levantamiento de muchos en Israel, y a ser una señal contra la que se hablará (sí, una espada atravesará también tu propia alma), para que sean revelados los pensamientos de muchos corazones."


Ana da testimonio del Redentor

Había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era de edad avanzada, y había vivido con marido siete años desde su virginidad; y esta mujer era viuda de unos ochenta y cuatro años, que no se apartaba del templo, sino que servía a Dios con ayunos y oraciones noche y día. Y viniendo en aquel instante, dio gracias al Señor, y habló de Él a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.


La familia regresa a Nazaret

Así que, cuando hubieron hecho todo según la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad, Nazaret. Y el Niño crecía y se fortalecía en espíritu, lleno de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre Él.






[Adaptado de The Bondage Breaker y Stomping Out The Darkness por el Dr. Neil Anderson y el Dr. Dave Park].

"Nota: "O Holy Night" es una canción sagrada para la representación navideña. Originalmente se basaba en un poema en francés del poeta Placide Cappeau, escrito en 1843, con el primer verso "Minuit, Chrétien, c'est l'heure solennelle" que el compositor Adolphe Adam puso música en 1847. La versión inglesa es de John Sullivan Dwight. Wikipedia "

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page