top of page
  • Mary Lynn Tolar

Otra mirada a la destrucción de fortalezas

"No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que junto con la tentación os dará también la salida, para que podáis soportarla." 1 Corintios 10:13

 

Muchos de nosotros sabemos que cuando se forma un hábito y una fortaleza, perdemos nuestra libertad. Pero, ¿sabemos realmente lo que es una fortaleza? Por definición, una fortaleza puede ser buena o mala. En la referencia bíblica, David y sus poderosos hombres vivieron en la fortaleza de las cuevas de En Gedi cuando Saúl los perseguía (1 Samuel 23:29). Era un lugar seguro, escondido y difícil de ser traspasado por los enemigos. Cuando hablamos de fortalezas en Infusion Ministries, generalmente estamos hablando de un hábito difícil de romper que nos mantiene en esclavitud a sus malos comportamientos que causan sufrimiento. Estas fortalezas necesitan ser derribadas permanentemente.


Primero, una tentación viene como un simple pensamiento de que nuestras necesidades pueden ser satisfechas fuera de Dios, por nosotros mismos (la carne), el mundo o el diablo. Es una mentira. Necesitamos lo que Dios sabe que es mejor para nosotros. Hacemos una elección que determina nuestro camino. Es así de sencillo. Y si mordemos el anzuelo, eligiendo no dejar que Dios nos guíe, podemos estar seguros de que las rondas dos y tres seguirán. De repente, ese anzuelo esta firmemente atado a nuestras malas elecciones, y se ha formado un habito destructivo. Cuanto más reforzamos las malas decisiones, más se construye una fortaleza para utilizar nuestros comportamientos destructivos para mantenernos en esta trampa hasta que seamos completamente destruidos.


La adicción al cigarrillo o a las drogas, comer en exceso, el alcoholismo, la ira, la envidia, los chismes, los pecados sexuales y la falta de trabajo, al igual que otras fortalezas, todo comenzó con una tentación y una elección, una tentación que es común a todos. Los mismos viejos trucos y nada nuevo, pero la tentación puede estar envuelta en un paquete más brillante que parece diseñado a la medida para satisfacer nuestras necesidades. En realidad, está diseñada como una trampa permanente.

Sin embargo, podemos esquivar esa trampa con conciencia espiritual. Tamiza esos pensamientos con las percepciones espirituales que obtienes al permanecer en comunión con el Señor en oración constante. Pídele al Espíritu Santo que te revele aquello de lo que necesitas arrepentirte. Él te guiará en la confesión del pecado. Recibe el perdón prometido por Dios y renuncia a las mentiras de la tentación. Resiste al enemigo sometiéndote a Dios y siguiendo Su camino. Renueva tu mente estudiando y aplicando las instrucciones de las Escrituras para que puedas evitar futuras tentaciones.


Recuérdalo cuando te llegue la tentación. Porque "El que está en vosotros es mayor que el que está en el mundo" (1 Juan 4:4) y "Si Dios está por nosotros, ¿quién contra nosotros?" Romanos 8:31. Nuestro Dios es poderoso y desea nuestra libertad en todos los sentidos. Aceptemos Su ayuda para derribar esas fortalezas.



Derribar fortalezas - "Las 6 R"


  • REVELACIÓN - Pídale al Espíritu que le revele las cosas de las que necesita arrepentirse.

"Cuando venga el Espíritu de la verdad, él os guiará a toda la verdad..." (Juan 16:13 RV)

"Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres". (Juan 8:32)

  • ARREPENTIRSE - Confesar el pecado.

"Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. (1 Juan 1:9 RVR1995)

"Porque la tristeza piadosa produce un arrepentimiento que lleva a la salvación sin remordimiento, mientras que la tristeza mundana produce la muerte". (2 Corintios 7:10 RVR1995)

  • RECIBIR - Recibir el perdón prometido por Dios.

"Arrepentíos, pues, y volveos, para que sean borrados vuestros pecados, para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, y para que él envíe a Jesús, el Cristo, destinado para vosotros..." (Hechos 3:19-20)

  • RENUNCIAR - Renunciar a la mentira.

"El que oculta sus transgresiones no prosperará, pero el que las confiesa y las abandona alcanzará misericordia. (Proverbios 28:13)

"Pero hemos renunciado a las formas deshonestas y solapadas. Nos negamos a practicar la astucia o a manipular la palabra de Dios, sino que, mediante la declaración abierta de la verdad, queremos recomendarnos a la conciencia de todos ante los ojos de Dios." (2 Corintios 4:2 RVR)

  • RESISTIR - Resistir al enemigo.

"Someteos, pues, a Dios. Resistid al diablo, y huirá de vosotros". (Santiago 4:7)

  • RENOVAR - Renueva tu mente con la palabra de Dios.

"No se conformen a este mundo, sino transfórmense mediante la renovación de su mente, para que mediante la prueba puedan discernir cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, aceptable y perfecto." (Romanos 12:2 RVR)

"Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres". (Juan 8:32 RVR1995)

"La suma de tu palabra es verdad, y cada una de tus justas reglas permanece para siempre". (Salmo 119:160)

"Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa rectamente la palabra de verdad." (2 Timoteo 2:15 RVR1995)

"Y que reine en vuestros corazones la paz de Cristo, a la que en verdad fuisteis llamados en un solo cuerpo. Y sed agradecidos. Que la palabra de Cristo habite abundantemente en vosotros, enseñándoos y amonestándoos unos a otros con toda sabiduría, cantando salmos e himnos y cánticos espirituales, con gratitud en vuestros corazones a Dios." (Colosenses 3:15-16)







[Adaptado de The Bondage Breaker y Stomping Out The Darkness del Dr. Neil Anderson y el Dr. Dave Park].

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page