top of page
  • Gail Collins

Viviendo una vida victoriosa

"Entonces David consultó a Yahveh, diciendo: "¿Subiré contra los filisteos? ¿Los entregarás en mi mano?" Y el SEÑOR respondió a David: "Sube, porque ciertamente entregaré a los filisteos en tu mano". 2 Samuel 5:19 (RVA)

 

Todos deberíamos estar de acuerdo en que una vez que hacemos a Jesús Señor de nuestras vidas, nuestro enemigo, Satanás, seguirá presentándonos problemas. Es la presencia de Dios en nosotros lo que provoca la ira del destructor. David acababa de ser ungido rey, y los filisteos se alinearon en formación de batalla contra él y el pueblo de Dios. Para ser un cristiano victorioso, debemos recordar y vivir de acuerdo con las siguientes "grandes verdades", que son nuestra estrategia para vencer las artimañas de Satanás.


  • Los cristianos victoriosos ya han ganado (a través de la fe) porque Jesús derrotó al pecado, la muerte, el infierno y la tumba a través de Su propia resurrección de entre los muertos.


  • Los cristianos victoriosos tienen el consejo perfecto de Dios. Podemos ver esto en 2 Samuel 5:19, donde David "consultó a Jehová" - o en otras palabras, oró y le preguntó a Dios qué debía hacer. ¿Y qué hizo Dios? Respondió a David perfectamente. Él hará lo mismo por nosotros cuando le preguntemos sinceramente qué hacer.


  • Los cristianos victoriosos se apresuran a obedecer a Dios. Podemos ver la respuesta de David a la respuesta de Dios en el verso 19 en la acción de David en el verso 20. Él inmediatamente hirió a su enemigo allí y recibió un gran avance. Nuestro Dios, el Dios de las Sagradas Escrituras, es el Dios del Progreso.


  • Los cristianos victoriosos confían en el poder de Dios y no en su propia carne. Entendemos que sin Dios no podemos hacer nada, pero con Dios todo es posible. Sólo en Él vivimos, nos movemos y existimos.


  • Los cristianos victoriosos no se adelantan a Dios porque Dios es soberano y capaz de cambiar Su estrategia. Podemos ver en el versículo 22 que el enemigo regresó. Sin embargo, David no asumió que podía usar la estrategia anterior y obtener los mismos resultados. En lugar de eso, una vez más "consultó al SEÑOR". Esta vez, cuando Dios le respondió a David, Dios cambió su estrategia, lo que una vez más le proporcionó la victoria. Si David se hubiera adelantado a Dios, habría sido derrotado.



  • Los cristianos victoriosos van a la batalla esperando ganar porque Dios está con ellos. En el versículo 25, vemos que mientras David hizo lo que Dios le mandó, recibió una victoria increíble. Seguramente, esto se convirtió en su confianza y su expectativa. Este también será nuestro testimonio si simplemente consultamos a Dios y hacemos lo que se nos ordena.


El rey David nunca perdió una batalla, pues dependía de Dios en todos sus conflictos. Y lo mismo puede decirse de ti y de mí a medida que avanzamos en la vida si nos apoyamos y dependemos totalmente de nuestro Salvador resucitado.







[Adaptado de The Bondage Breaker y Stomping Out The Darkness del Dr. Neil Anderson y el Dr. Dave Park].

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page