top of page
  • Dan Wilson

Persiguiendo el sueño

Cuando era adolescente, en los años 70, uno de mis grupos favoritos, Boston, grabó una canción titulada "Long Time". Una frase de esa canción se me queda grabada:

"Tengo que seguir persiguiendo ese sueño, aunque quizá nunca lo encuentre. Siempre estoy detrás de él".


Suena un poco frustrante, ¿verdad? Pero es demasiado común.

Cuando eres joven, el mundo entero está delante de ti. Un sinfín de posibilidades y las metas de fama y fortuna con las que la mayoría soñamos. Y queremos compartir nuestros sueños con los demás, lo que a veces es arriesgado. Hay mucha presión para estar a la altura de un estándar establecido por quienes nos rodean. En los años 70, ya era bastante difícil; el círculo en el que nos movíamos solía limitarse a la familia, la escuela y quizá los amigos de la iglesia. Y hoy en día, es exponencialmente peor, con las redes sociales ampliando la conciencia a una audiencia de literalmente millones en todo el mundo. Puedes decir algo y que se oiga en todo el mundo en un momento.


Los sueños y los objetivos son importantes. Después de todo, se dice que es imposible alcanzar un objetivo que no se tiene. Una de las primeras preguntas críticas que debemos hacernos es: ¿de quién es el sueño? ¿Fueron tus padres, tus profesores u otras personas influyentes, amigos quizás, quienes fijaron tus metas, o se te ocurrieron a ti solo? ¿Y si incluyes a Dios en el proceso? Dios tiene planes para ti. De hecho, tiene grandes planes para ti.


"Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de ustedes, dice el Señor, pensamientos de paz y no de mal, para darles un futuro y una esperanza". Jeremías 29:11


Entonces, ¿cómo determinas cuál es tu sueño y cómo avanzas por la vida en un camino para cumplirlo? Comienza por tener un plan específico. Zig Zigler, uno de mis oradores motivacionales favoritos a quien he seguido durante toda mi vida, solía decir que una meta es un sueño que se escribe con un plan para alcanzarlo. Debe ser específico. Zig era un cristiano fuerte y siempre admiré su integridad.


En la vida hay muchos objetivos dignos y admirables. ¿Cómo podemos mejorar las posibilidades de identificar efectivamente nuestros objetivos y alcanzarlos? Y lo que es más importante, ¿cómo podemos estar seguros de que alcanzar nuestras metas nos proporcionará el placer y la felicidad que deseamos? Debemos alinear nuestras metas y sueños con Dios. La Biblia dice:


"Deléitate también en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón". Salmo 37:4


"Que Él te conceda según el deseo de tu corazón, y cumpla todo tu propósito". Salmo 20:4


Veamos uno de los muchos ejemplos de soñadores en la Biblia. El rey David nombró a su hijo Salomón para que le sucediera a su muerte. Salomón era joven; mis investigaciones sugieren que tenía entre 15 y 20 años. Imagínense hacerse cargo del negocio familiar a esa edad. Especialmente si el negocio familiar es gobernar una nación entera. Con todos los retos que suponía ocuparse de las necesidades diarias de la gente y las amenazas de una toma del poder -tanto desde dentro como desde fuera-, ¿cómo afrontó Salomón su nuevo trabajo?

Veamos una conversación que tuvo con Dios al principio de su gobierno.


"Y Salomón amaba a Jehová, andando en los estatutos de David su padre, salvo que sacrificaba y quemaba incienso en los lugares altos.

Y el rey fue a Gabaón para sacrificar allí, porque aquel era el gran lugar alto: Salomón ofreció mil holocaustos en ese altar. En Gabaón se le apareció el Señor a Salomón en un sueño nocturno, y Dios le dijo: "¡Pide! ¿Qué te daré?"

Y Salomón dijo: "Has tenido gran misericordia de tu siervo David, mi padre, porque anduvo delante de ti en verdad, en justicia y en rectitud de corazón para contigo; has continuado esta gran bondad para con él, y le has dado un hijo para que se siente en su trono, como sucede en el día de hoy. Ahora, Señor Dios mío, has hecho rey a tu siervo en lugar de mi padre David, pero yo soy un niño pequeño; no sé salir ni entrar. Y tu siervo está en medio de tu pueblo que tú has elegido, un pueblo grande, demasiado numeroso para ser contado ni numerado. Por tanto, da a tu siervo un corazón comprensivo para juzgar a tu pueblo, a fin de que pueda discernir entre el bien y el mal. Porque ¿quién es capaz de juzgar a este gran pueblo tuyo?".

El discurso agradó al Señor, que Salomón hubiera preguntado esto. Entonces Dios le dijo: "Porque has pedido esto, y no has pedido larga vida para ti, ni has pedido riquezas para ti, ni has pedido la vida de tus enemigos, sino que has pedido para ti entendimiento para discernir el derecho, he aquí que yo he hecho conforme a tus palabras; mira, te he dado un corazón sabio y entendido, de modo que no ha habido nadie como tú antes de ti, ni se levantará nadie como tú después de ti. Y también te he dado lo que no has pedido: riquezas y honores, de modo que no habrá nadie como tú entre los reyes en todos tus días. Si andas en mis caminos, guardando mis estatutos y mis mandamientos, como anduvo tu padre David, yo alargaré tus días." 1 Reyes 3: 3-14


El contentamiento, por otro lado, se basa en encontrar una paz interior que sólo puede venir del Creador. Él te hizo; Él sabe lo que es mejor para ti. No depende de otras personas o cosas. Aquí es donde Jesús entra en escena. Tener una identidad que esta basada solamente en Jesus es la unica manera de tener contentamiento - paz que dura. Eso es lo que nos permitirá venir a los pies del Padre Celestial y, como hizo Salomón, pedir a Dios que nos dé lo que Él sabe que necesitamos.

Lo que me lleva de nuevo a la pregunta original, tal como la planteó Boston: ¿cómo podemos seguir persiguiendo ese sueño, pero con cierta seguridad de que no sólo podemos encontrarlo, sino que podemos realizarlo?


"Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó". Génesis 1:27


Creo que Dios creó a todos y cada uno de los seres humanos que han nacido o nacerán a su propia imagen, y con un conjunto único y específico de talentos para un propósito aquí en la tierra. El propósito más elevado es glorificar a Dios, pero todos lo hacemos de diferentes maneras.


"Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. Así que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, usémoslos: si de profecía, profeticemos conforme a nuestra fe; o de ministerio, usémoslo en nuestro ministrar; el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que dirige, con diligencia; el que hace misericordia, con alegría." Romanos 12:4-8


No soy deportista, músico ni estrella de cine. Nunca he aspirado a practicar deportes más allá de las ligas menores ni a ser músico más allá de aprender a tocar la guitarra lo suficiente para intentar impresionar a una chica. Esos no son mis talentos. Pero los que sí tienen el talento que Dios les ha dado para los deportes o la música o la actuación son capaces de lograr un gran éxito, que es sólo a corto plazo, y con demasiada frecuencia, no vemos ninguna felicidad duradera o satisfacción. A menos que reconozcan la fuente de su habilidad. Hacer esto glorifica a Dios y traerá satisfacción verdadera y duradera, sea lo que sea que Dios te haya elegido hacer con tu vida.

Volvamos al hombre más sabio que jamás haya existido, Salomón, para que nos dé un consejo. Escribió esto al final de su vida.


"El que ama la plata no se saciará con plata; Ni el que ama la abundancia, con el aumento. Esto también es vanidad".

Eclesiastés 5:10


"Esto es lo que he visto: Es bueno y conveniente para uno comer y beber, y gozar del bien de todo su trabajo en que se afana bajo el sol todos los días de su vida que Dios le da; porque es su heredad." Eclesiastés 5:18


Encontrar y aplicar los talentos que Dios te ha dado te traerá satisfacción y felicidad, y lograrás el gran objetivo que Él tiene para ti, que es darle gloria. Y lo que es más importante, las lecciones a lo largo de la historia nos enseñan que ésta es la única manera de tener satisfacción y dejar un legado positivo y duradero. Cuando alabamos y honramos al Padre hemos encontrado y alcanzado el sueño más completo y valioso que existe.

5 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page